miércoles, 15 de octubre de 2014

Pelar un tomate

Muchas veces una tarea tan sencilla se convierte en una auténtica pesadilla. Algo tan aparentemente sencillo como pelar un tomate termina en un destrozo. Os voy a enseñar dos formas muy sencillas de pelar un tomate, sin desperdiciar absolutamente nada del tomate.

Solo tenéis que hacerle un corte en forma de cruz en la base del tomate, un corte superficial.  La primera forma es escaldarlo en agua hirviendo, lo sumergís en un cazo con agua hirviendo 30 seg. Lo sacáis con un cucharón, y cuando vaya perdiendo calor, tiráis de la piel desde las esquinas del corte. Saldrá sola.
 En la segunda procedemos a preparar el tomate de la misma manera, pero lo metemos en un plato en el microondas, a máxima potencia 30 seg. Lo pelamos igual.