domingo, 22 de marzo de 2015

Trampantojo de hamburguesa con patatas

Definición de trampantojo: Ilusión, trampa con que se engaña a la vista, haciendo ver lo que no es. Así quiero comenzar la receta de éste mes para Reto "Color y Sabor de Temporada". Esta vez nos propusieron como ingredientes Brócoli y Fresas, y quise conjugar ambos ingredientes en un mismo plato que fuera divertido y diferente a todo, y que, como siempre procuro, gustara a los niños. En casa tengo dos críticos feroces de mi comida, tienen 3 y 11 años, y si les gusta a ellos, entonces merece la pena publicarlo. Pues bien, la receta de este mes pasó con nota, siendo verdura, que siempre es un hándicap. Además es una receta perfecta para los vegetarianos e incluso para los veganos, y si estás a dieta, una forma diferente de comer verdura.
 Se trata de hacer una hamburguesa con el brócoli y acompañarla de un chutney de fresas simulando el ketchup y tiras de manzana simulando las patatas fritas. Una vez dispuestas en el plato, parecerá que lo han servido en una hamburguesería; de hay el trampantojo, nada es lo que parece. 
 Pero vamos con la elaboración del plato, para hacer las hamburguesas usaremos:
 - 500 grs de brócoli.
 - Una patata.
 - 150 grs de arroz.
 - 1 cebolla, 1 ajo y 2 hojas de laurel.
 - 1 huevo ( prescindir los veganos).
 - Harina y pan rallado.
 - Salsa Perrins, de soja y Tabasco.
 - Sal y pimienta.
 - Vino blanco.
 Para el chutney de fresas:
 - 300 grs de fresas.
 - 1/2 cebolla.
 - 50 grs de azúcar. 
 - 50 grs de azúcar moreno.
 - 1 cucharadita de esencia de vainilla.
 - 2 cucharadas de vinagre balsámico de frambuesa.
 - 1/2 cucharadita de jengibre molido.
 - 1/4 de cucharadita de pimienta negra molida y una pizca de sal.
 - 1 cucharadita de zumo de limón.
 Vamos a empezar cortando el brócoli, le dejaremos la mayor parte de tallo que podamos, lo lavamos ponemos en una cacerola amplia al fuego, lo cubrimos de agua y le ponemos la patata cortada en trozos, sal y un chorro de aceite. Lo dejaremos cocer sólo 10 minutos ya que queremos que quede entero. Pasado el tiempo lo ponemos a escurrir, reservando el agua de cocer, que usaremos para otra receta del Reto, y para cocer el arroz.
 Mientras escurre el brócoli vamos a preparar el arroz Pilaf, en una cacerola ponemos un buen chorro de aceite, en el que pondremos el ajo cortado en láminas finitas, lo haremos a fuego suave para que no se queme, durante unos minutos. A continuación subimos el fuego y añadimos la cebolla picada finita y la pochamos hasta que esté transparente, ponemos el arroz y lo salteamos hasta que tenga un color doradito sin dejar de remover. Cuando veamos que el arroz esté dorado añadimos 300 ml del agua de cocer el brócoli, el laurel y lo dejamos cocer 5 minutos a fuego fuerte y después lo bajamos al mínimo que mantenga el hervor y seguimos cociendo otros 12 minutos más o hasta que el agua se evapore por completo. Cuando el arroz esté en su punto, lo tapamos y dejamos reposar unos minutos. Mientras vamos a triturar el brócoli con la patata en un bol grande, le añadimos 4 cucharadas de harina y otras 4 de pan rallado, el huevo entero (si no somos veganos), un chorrito de vino blanco, sal y pimienta, y una cucharadita de soja y otra de Perrins, unas gotas de tabasco y añadimos el arroz. Lo removemos todo hasta obtener una pasta homogénea que nos recuerde a la carne picada. Lo dejamos reposar para que se mezclen los sabores y mientras iremos preparando el chutney de fresas.






 En una cacerola vamos a pochar la cebolla que habremos picada muy finita. cuando esté transparente añadimos las fresas que habremos lavado y cortado en trocitos. Las salteamos unos minutos con la cebolla y añadimos el resto de los ingredientes, removemos bien y bajamos el fuego al mínimo. Lo dejaremos cocer unos 45 minutos, hasta que tenga la consistencia de una mermelada.




 Una vez que haya reposado el chutney, pasamos un par de cucharadas por la batidora para imitar el ketchup y empezaremos con el montaje del plato. Cojeremos dos porciones del preparado de brócoli, le damos la forma de hamburguesa, las pasamos por pan rallado y las hacemos a la plancha con unas gotitas de aceite. Mientras se hacen vamos pelando la manzana, la descorazonamos y cortamos en tiras que simulan la forma de las patatas fritas. Cuando estén listas las hamburguesas salteamos la manzana en la sartén para que tomen color y se asemejen más a las patatas. En el plato dispondremos las hamburguesas con la manzana y lo acompañaremos del chutney que hemos pasado por la batidora.






Reto Color y Sabor de Temporada