domingo, 18 de enero de 2015

Cake pops superfáciles

 Hace algún tiempo se puso de moda hacer cake pops, y para algunos ha sido una auténtica revolución. Se trata de un pastel con la forma de lollipop o chupa-chups, y clavados en un palito de piruleta. Se suelen hacer con un bizcocho desmigado, ligado con mantequilla o queso en crema y cubierto con chocolate o algún tipo de cobertura, dándole forma redonda y decorándolo de forma vistosa con colores llamativos, como fideos de colores o glaseado de colores, etc...
 Los cake pops aumentaron de popularidad entre 2009 y 2011. Un libro llamado "Cake pop" de Bakerella apareció en la lista de bestsellers del New York Times. En algunos países, la cadena Starbucks vende cake pops de varios sabores.
 Para hacer cake pops se usan muchos de los ingredientes que se usan en la elaboración de un pastel tradicional, y se pueden hacer de cualquier sabor. De echo hay infinidad de recetas para hacer los bizcochos y para decorarlos.
 La receta que os propongo es la más sencilla, para ir aprendiendo a hacerlos. Tenemos dos opciones, hacer el bizcocho o comprarlo ya hecho.
 Necesitaremos:
 - 1 bizcocho (receta aquí ).
 - Mantequilla.
 - Chocolate para fundir.
 - Fideos de colores o lo que más nos guste para decorar.
 - Palitos de piruleta (venta en tiendas especializadas).

 Como veis no he puesto cantidades, todo depende del tamaño del bizcocho y del número de cake pops que queramos hacer, pero os doy todas las referencias.
 Lo primero que haremos es el bizcocho, si hemos decidido esta opción, y dejar que se enfríe por completo. Para que los cake pops queden más deliciosos, se puede añadir una esencia al bizcocho, como por ejemplo de naranja. Si es del día anterior mejor.





 Con el bizcocho frío procedemos a desmigarlo, por completo, en un bol.





 Sobre las migas añadimos mantequilla en pomada, casi derretida. Yo añadí 3 cucharadas de mantequilla. Y empezamos a amasarlo con las manos hasta que nos quede una masa uniforme, sin que se desmigue pero que tampoco quede grasienta por exceso de mantequilla. Si vemos que es necesario añadimos un poco más de mantequilla.




 Con la masa terminada vamos a hacer las bolitas, para que nos queden todas del mismo tamaño, la estiramos haciendo un rollo.


 Cortamos el rollo por la mitad, y a su vez, cortamos las mitades por la mitad. Tendremos 4 partes iguales, y cada parte la cortaremos, igualmente, en otras 4 partes. Obtendremos 16 trozos iguales.



 Cogeremos cada trocito y con las manos le damos forma de bolita, las ponemos en un plato y las dejamos, en el frigo, un mínimo de 2 horas para que endurezca la mantequilla.


 Antes de empezar la preparación de los cake pops vamos a preparar el glaseado que hayamos decidido utilizar, en este caso derretimos el chocolate (puede ser blanco o negro) al baño maría y lo dejamos templar para que vaya cogiendo cuerpo. Si lo usamos en caliente tardará más en adherirse al bizcocho, es mejor dejarlo templar y si se endurece volver a ponerlo al baño maría otra vez. Lo que si aconsejo es hacer el proceso de glaseado con las bolitas bien frías, así el chocolate se pegará mejor y lo hará antes.


 Primero untamos la punta de un palito en el chocolate y la pinchamos en la bolita, cuando el chocolate se seque, se pegará el palo con la bolita y no se caerá. Lo repetimos con todas las bolitas.



 Cuando terminemos con los palitos, el chocolate seca enseguida, vamos a glasear los cake pops. Inclinamos un poco el bol del chocolate y sumergimos los cake pops girándolos para que se impregnen por completo, los sacamos y giramos unos segundos al aire, para que el chocolate se distribuya bien por toda la superficie, y antes de que seque el chocolate, los cubrimos con los fideos de colores, para que se peguen. Si seca el chocolate, los fideos no se pegarán y se caerán.


 Y ya tendremos listos unos deliciosos y espectaculares cake pops. Unas mini tartas que se comen de un bocado y que seguro que a los niños les encantarán, y a los no tan niños. Más adelante los haremos más elaborados y con diferentes masas, exploraremos este fascinante mundo de las mini tartas.