martes, 4 de noviembre de 2014

Palmeritas rellenas de chocolate

 Quiero volver a endulzaros la vida, porque como dicen dar un dulce es dar una sonrisa, y quiero eso precisamente, que sonriáis. Si puedo colaborar un poco en provocaros esa pizca de felicidad, seré la persona más feliz del mundo, mi esfuerzo se verá recompensado.
 Las palmeritas son muy fáciles de hacer y además se hacen en un santiamén, y quedan de maravilla acompañando un café con los amigos o como merienda para los niños. Además son recetas en las que pueden participar los niños, ya que saben que luego serán para ellos, y estarán satisfechos de haber ayudado.
 Necesitaremos una plancha de hojaldre y un bote de nocilla, nutella, etc...
 Lo primero que haremos será estirar la plancha de hojaldre, y haremos una marca en los dos lados justo en la mitad. Si lo hacemos como yo a lo largo, saldrán más palmeritas y de menor tamaño, si por contra, las queréis más grandes, colocar el hojaldre a lo ancho en vez de a lo largo; saldrán menos pero más grandes.





 Una vez hecha la marca a la mitad untamos toda la plancha con la nocilla, nutella, etc... Si veis que está un poco duro o espeso como para untarlo,  ponéis en un bol unas cucharadas, unos segundo en el microondas, y se untará de maravilla.


Ahora empezaremos a enrollar desde un lado hasta la marca que hicimos en el medio, para hacerlo nos iremos ayudando del propio papel. Levantamos el papel un poco y ayudamos al hojaldre a enrollarse, soltamos el papel, lo cogemos un poco más adelante, en el espacio que deja lo que hemos enrollado y volvemos a enrollar, y así hasta llegar a la marca.


Esta foto es casi del final, pero es para que veáis el proceso con el papel. Cuando terminemos una mitad giramos la plancha y repetimos el mismo proceso.



 Enrollaremos hasta que las dos mitades queden juntas.


 Ahora iremos cortando el hojaldre en trozos de 1 centímetro más o menos, y ya serán las futuras palmeritas. Y las colocaremos en la fuente del horno cubierta de papel de hornear para que no se peguen y el chocolate que se derrita tampoco. Las colocaremos dejando espacio entre ellas, ya que crecerán al hornearse.


 Vistas así parece que las ha cortado un manco, pero no os preocupéis, quedan así porque el hojaldre está blando y al hornearse se endurecen y crecen. Las pondremos a 180º C durante 15 min. Aunque en las instrucciones del hojaldre ponga hornear a 200º, se quemarán y el chocolate amargará. Es mejor dejarlas a menos temperatura, Parecerá que el hojaldre no se termina de hacer y queda blando, es así, no lo dejéis más tiempo, al enfriarse endurece.


 Es una foto durante la cocción, como veis va creciendo el hojaldre y tiene ese aspecto de quedarse crudo, no os preocupéis, como os digo al enfriarse endurece, es por la grasa que lleva el hojaldre.




 Si por contra las queréis cubiertas de chocolate y no rellenas, las hacéis igual sin untar, y cuando estén frías las cubrís de chocolate que haremos derritiendo al baño maría 200 grs. de chocolate con 100 ml. de nata, dejaremos que se temple para que vaya endureciendo, y entonces bañamos las palmeras con el chocolate, y otra forma de degustarlas.
 No es que queden para una exposición, pero el sabor es realmente delicioso y a los niños, y no tan niños, les encantará.
 Espero que os gusten, sed felices y disfrutar del tiempo que paséis en la cocina, como yo lo hago.