jueves, 27 de noviembre de 2014

Mochi y Dango pastelitos japoneses de arroz

Mi amiga Mónica me contó que a su hijo le encantan los dibujos de Doraemon, y siempre están comiendo unos bollos de arroz, que son sus dulces favoritos y los famosos dorayakis. Así que me pidió si podía buscarle la receta de los famosos pastelitos, dicho y hecho. Os presento dos tipos de variedades los Mochi y los Dango.
 Los primeros en cuestión se llaman Mochi ( elaborados con mochiko, harina de arroz ), son unos pastelitos tradicionales de la repostería japonesa. Se hacen con harina de arroz glutinosa que se amasa con agua y luego se seca, resultando una masa un tanto pegajosa, que tradicionalmente se sirve con anko ( pasta dulce de alubia roja ). Para hacerla más fácil de comer se suele cocer al vapor. En Japón se suelen recubrir con sésamo, pastas de judía azuki o cacahuete. Siendo uno de los dulces favoritos de los niños, por eso sale tanto en los dibujos de Doraemon. Al tratarse de un dulce hecho de harina glutinosa de arroz y azúcar, su aporte calórico es alto, pero además es apto para celiacos.
 Es normal servirlo relleno de diversas materias, como la pasta de anko dulce, una fresa ó  helado,también acompaña sopas y fideos.

 Para elaborar los Mochi necesitaremos:
  - Una taza de harina de arroz.
  - 1 taza de agua.
  - 1/4 de vaso azúcar.
  - Una cucharadita de canela.
  - Chocolate, dulce de leche, nutella, lo que más nos guste para el relleno.




 Pondremos el agua y el azúcar en un bol y mezclaremos bien, removiendo hasta que se disuelva, y entonces añadimos la harina y lo batimos para que no queden grumos, opcionalmente le añadí una cucharadita de canela, por el toque que le dá al arroz, pero la receta original no la lleva, al gusto.





 Una vez todo esté bien batido vamos a tapar el bol con film plástico y lo meteremos al microondas   2´5 minutos a máxima potencia, lo sacamos, removemos bien con una cuchara de madera y lo volvemos a meter, tapado, otra vez otros 2`5 minutos en el micro.



 Como véis va espesando a medida que se cocina. Una vez hayan pasado los 5 minutos, se habrá hecho una masa espesa, removerla muy bien con una cuchara de madera, a mí se me pegó en las varillas.


 Ya se habrá hecho una masa uniforme, la dejamos templar y la sacaremos a la mesa, que previamente habremos espolvoreado con un poco de harina para que no se pegue. La amasaremos un poco y, si es necesario, añadiremos un poco más de harina a la masa.



 Iremos cogiendo porciones de masa y le daremos forma de tortita en la mano. Le pondremos el relleno deseado y haremos una bola con la masa. En mi caso las hice con trozos de chocolate y dulce de leche.






 Tengo que decir que no ha sido una de mis mejores elaboraciones, cuando uno está mal y tiene días malos, las cosas no salen como uno quiere, y la presentación de esta me podía haber salido mejor. Así que os pido disculpas, la próxima vez me saldrán mejor.

 Finalmente las espolvoreamos con azúcar glas y listas para comer.

 Para elaborar los Dango necesitaremos:
  - 1 taza de harina de arroz.
  - 1/2 taza de agua.
  - 1 cucharada de azúcar.
  - Cacao en polvo.
  - Pinchos para brochetas.
  - Salsas dulces para cubrirlos, yo usé cobertura de vainilla y de chocolate.
  Como veis los ingredientes son los mismos, cambian el modo de hacerlos y la presentación final, los anteriores van rellenos y éstos cubiertos.



 Pondremos la harina en un bol junto con el agua y el azúcar, y lo iremos amasando lentamente hasta que tengamos una masa uniforme y que no se pegue a las manos. Antes de empezar a amasar, pondremos una cacerola con agua al fuego a hervir, tiene que tener suficiente agua como para cubrir generosamente las bolas.





 Una vez tengamos la masa lista, con la mitad iremos haciendo bolas de unos 5 cm. de diámetro que pondremos en el agua hirviendo. Al ponerlas tener cuidado no se peguen al fondo, es importante. Cuando empiecen a flotar o moverse en el agua, ya estarán listas y las sacaremos dejándolas secar en un plato. No las dejéis más tiempo que si no se endurecen.


 Mientras añadiremos un par de cucharadas de cacao al resto de la masa, lo mezclaremos y repetiremos el paso anterior para hacer las bolas de cacao.



 Cuando tengamos todas las bolas las pondremos en los pinchos, haciendo brochetas de tres bolas, y las cubriremos con las salsas que hayamos elegido, en mi caso como antes os comentaba las cubrí con coberturas.



 Ya solo queda dejar que los niños, y los no tan niños disfruten de éstos dulces típicos japoneses.