lunes, 22 de diciembre de 2014

Bizcocho para brazo de gitano

 Vamos a aprender a hacer una plancha de bizcocho para luego poder elaborar un delicioso brazo de gitano.
 Es una receta muy sencilla y muy fácil de hacer, con pocos ingredientes, tan versátil a la hora de rellenarlo, que las posibles combinaciones son casi infinitas.
 Necesitaremos:
  - 4 huevos.
  - 100 grs. de azúcar.
  - 100 grs. de harina.
  - 1/2 sobre de levadura.
 Si usamos harina especial   para bizcochos no necesitaremos la levadura, ya que la trae incorporada.  Si usamos harina normal, tamizaremos la levadura con la harina.
 Precalentamos el horno a 200ºC.
 Lo primeros que haremos será separar las claras de las yemas y las montaremos a punto de nieve fuerte, añadiendo una pizca de sal, para ayudar a que queden más duras, y no se caigan.




Las ponemos en un bol y las reservamos. Ahora vamos a batir las yemas con el azúcar hasta que blanqueen, durante unos 6-8 minutos.







 Cuando aumente su volumen y adquiera ese tono blanquecino vamos a añadir la harina que habremos tamizado con la levadura.



 Como veis queda una masa uniforme y bien ligada, que mezclaremos con las claras, lo haremos con la espátula haciendo movimientos envolventes para que las claras no se caigan y se mezclen totalmente.



  Prepararemos la bandeja para el horneado poniendo papel vegetal. La bandeja ha de ser rectangular y bajita. Ponemos papel de hornear para luego enrollar el bizcocho con el. Una vez esté preparada la masa, la extendemos en la bandeja de horno, y la alisamos para que quede igualada.



 Vamos a hornear el bizcocho a 170ºC durante 8 minutos exactos, al ser una masa tan fina se puede quemar enseguida. En cuanto pasen los 8 minutos sacamos la bandeja del horno, y sacamos el bizcocho con el papel de la bandeja. Dejaremos que se temple unos minutos.


 Despegaremos el papel del bizcocho y lo vamos a enrollar con el mismo papel, de forma que el papel quede dentro de los pliegues. Así al enfriarse, quedará la forma sin romperse y no se pegará porque tiene el papel por dentro. Lo dejaremos enfriar a temperatura ambiente.



 Cuando ya esté a temperatura ambiente lo desenrollamos, lo rellenamos y lo volvemos a enrollar sin el papel y ya mantendrá su forma.


 Como muestra una foto del corte del brazo ya relleno de nata.