jueves, 16 de octubre de 2014

Tortilla de patatas

Un clásico, un básico en la gastronomía española, no se entiende nuestra cultura sin la tortilla de patata, van tan íntimamente unidas, que todo el mundo la conoce. Recetas hay tantas como hogares españoles, en cada casa se hace de una forma diferente; así lo hacía mi abuela, así lo hace mi madre, etc... Yo no quiero enseñaros nada nuevo, si no simplemente explicar como se hace, con mi toque personal, para aquellas personas que no saben hacerla ó no se atreven todavía. Intentaré resumirlo de la forma más sencilla posible.
 Necesitaremos patatas, huevos , cebolla, aceite y sal.
 En principio no hay cantidad exacta que relacione la patata con los huevos. Para que los principiantes puedan ir calculando, si hacemos una tortilla con 1 kg. de patatas usaremos 8 huevos, y si son 500 grs. de patata usaremos 4 huevos, ahora bien, siempre dicen que si la quieres jugosa, añadas un huevo más. La cuestión es probar, y para la siguiente decidir. Yo os indico el camino, porque sobre gustos no hay nada escrito. A unos les gusta el huevo jugosito, y a otros que quede compacta, lo dicho, un mundo.
 Cuándo decidamos la cantidad que vamos a usar: 500 grs de patata para 3 personas aprox. 4 huevos, media cebolla, y el equivalente a un vaso de aceite. Si la hacéis más grande y os sobra, no os preocupéis, mañana haré tortilla en salsa, así ni se seca, ni hay que tirarla si no se come ( muy raro, pero a veces pasa).
 En primer lugar pelamos las patatas y las lavamos muy bien con agua, las secamos y reservamos. Cortamos la cebolla por la mitad (fijaros en la foto), para cortarla en juliana (tiras alargadas y finas). Como véis la corto por la mitad puesta "de pie", asi se corta mejor en juliana.




                                                    
 
Ponemos la sartén a fuego medio con el aceite. A mí me gusta pochar (cocinar a fuego lento) primero la cebolla, porque suelta más sabor al hacerla primero en el aceite; muchos dirán que hay que añadirla al final, 10 min  antes de terminar la patata, pero cuando la patata suelte el agua y almidón no se cocina igual, se "cuece", así al principio sólo con aceite queda más sabrosa. Elegid vosotros mismos.                                                      
                                                                                                                 


                                                                       


  Mientras la cebolla se hace a fuego medio-bajo (en mi vitro al 4 de 9), vamos cortando la patata panadera (corte en rodajas finas para hacer tortilla), si la patata es grande cortarla por la mitad, nos interesa que toda la patata tenga el mismo tamaño, para que se cocine por igual. Cuando la cebolla tome color añadimos la patata, y removemos para que toda la patata se unte de aceite.









En un principio tendréis tentación de añadir más aceite, porque no se ve y la patata no se hará. No os preocupéis, remover de vez en cuando, para que no se pegue, y la patata al ir cocinando reducirá su tamaño. Me gusta cocinar la patata a fuego medio, para que se haga muy bien, si subimos el fuego se nos quemará más rápido y no se hará de la misma manera, lo dejo a vuestro criterio.

Cuando veáis que la patata está cocinada, entre 15-20 min, se rompe ya al moverla, añadimos un poco de sal, removemos y apagamos el fuego, dejando la patata templar. En un bol batimos los huevos hasta que estén esponjosos, añadimos otro poquito de sal al batir. Escurrimos el resto de aceite de las patatas con cuidado, usando una espumadera, y vamos poniendo la patata en el bol con los huevos; los dejamos reposar 5 min, para mezclar sabores.

 Mientras volvemos a poner la sartén al fuego con una cucharada de aceite a fuego medio, para cuajar la tortilla y no se nos pegue. Con cuidado volcaremos la patata con el huevo en la sartén, y removemos la sartén para que se asiente la tortilla. A fuego medio la dejamos 5 min, removiendo la sartén un par de veces para que no se pegue. Sabremos cuándo está observando el borde, que se irá cuajando el huevo. Llega el momento de la verdad, dar la vuelta. Actualmente hay sartenes dobles, que encajan una sobre otra, o platos especiales con un asa, etc... Lo mejor es un plato redondo que sea más grande que la sartén; mientras lo pensamos retiramos la sartén del fuego, ponemos el plato encima de la sartén, lo apretamos fuertemente con la mano izda. y con la derecha sujetando la sartén, hacemos un movimiento de 180º con decisión para que la tortilla caiga en el plato. Lo mejor es no pensarlo y hacerlo directamente, es más fácil de lo que parece. Sería buena idea practicar con la sartén y el plato vacíos ,antes de empezar, así sabéis a lo que váis.

 Volvemos a poner la sartén al fuego con unas gotitas de aceite, y dejamos resbalar la tortilla en la sartén, para terminar de hacerla por el otro lado, con 3 min. sobrará. La emplatamos y ya tenemos una estupenda tortilla de patata.
 Espero que os sirva de ayuda la explicación , lo hago con todo mi cariño, con el único objetivo de ayudaros. Procurad ser felices y disfrutad del tiempo que paséis en la cocina, como lo hago yo. Muchos besos.