viernes, 7 de noviembre de 2014

Risotto de setas

 Para este fin de semana os quiero dejar una deliciosa receta, para que veáis que no todo es dulce. Se trata de un riquísimo risotto de setas y champiñones, jugoso, sabroso y delicioso, todo lo que termine en oso le viene bien, y además muy sencillo de hacer.
 El risotto (variación de riso, arroz en italiano), es un una forma tradicional de cocinar el arroz en italia. Es una comida originaria de la zona noroeste del país, concretamente del este de Piamonte, el oeste de Lombardía y Verona, debido a la abundancia de arroz. Es uno de los pilares de la gastronomía de la zona norteña en general. El queso (usualmente parmesano) suele configurar la seña de identidad del plato.
 Para la elaboración se suele utilizar la variedad de arroces de calidad más alta, con bajo contenido en amilosa, y un tamaño de grano entre medio y pequeño, debido a la capacidad de estos arroces de absorber un líquido y liberar almidón, obteniendo una textura pastosa.

 Necesitaremos:
  - 1 litro de caldo de pollo o verduras (un brik).
  - 300 grs. de arroz de calidad.
  - Una cebolla (yo usé una morada que da más sabor).
  - 300 grs. de setas (una bandeja)
  - 200 grs. de champiñones.
  - 150 grs. de queso parmesano rallado.
  - 3 cucharadas de mantequilla.
  - Sal y pimienta al gusto (yo usé pimienta rosa que le da un toque espectacular, sabéis que me encanta y la uso mucho, incluso para postres y tartas).



  Lo primero que haremos será poner el caldo en una cacerola a calentar, lo necesitaremos en su momento hirviendo. Y lavaremos las setas y los champiñones,  los cortamos en láminas finas, aprovechando también los rabos de los champiñones, y reservamos.





 Mientras picamos la cebolla muy finamente y la ponemos a pochar en la paellera con un buen chorro de aceite.



 Cuando la cebolla esté en su punto (casi transparente) añadiremos el arroz y dejaremos que se vayan friendo juntos, así el arroz quedará más entero al final; es la forma de hacer que el grano quede durito una vez cocido, y no con ese aspecto de arroz pastoso. Esto os vale para cualquier paella o arroz que preparéis.





 Cuando veamos que el arroz está dorado, añadimos las setas y los champiñones y salteamos durante unos minutos.





 Ahora añadiremos del caldo que tenemos hirviendo, la cantidad justa para cubrir el arroz. Así comenzará inmediatamente la cocción del arroz. Salpimentamos.


Bajamos a fuego medio y dejamos que vaya cociendo el arroz, a medida que vaya absorbiendo el caldo, iremos añadiendo más, del que tenemos en el fuego, para que no pare la cocción.



Así durante 12  minutos, probaremos el punto del arroz, rectificamos de sal y pimienta, y si vemos que ya está, añadimos la mantequilla, removemos para que se mezcle bien con el resto de ingredientes, e inmediatamente cubrimos todo el arroz con el queso rallado.


 Apagamos el fuego y dejamos reposar unos minutos para que el queso funda por la superficie, no os importe añadir más si os apetece, o cada uno en su plato. Podéis poner un cuenco con queso rallado en el centro de la mesa y que el comensal que le apetezca se añada más.


 Ya tenéis un estupendo risotto de seta y champiñones para quedar de maravilla, seguro que triunfáis.
 Queda muy meloso, sabroso y con un toque que le da el queso delicioso. No tenéis excusa para no hacerlo.
 Por favor, sed felices y disfrutar de la cocina como yo lo hago.