miércoles, 21 de enero de 2015

Bizcocho de turrón de almendra

 Seguimos con las recetas de aprovechamiento, pero como digo siempre, para mi, es una forma diferente y deliciosa de comer el turrón. Esta vez haremos un delicioso bizcocho de turrón, lo interesante de esta receta, es que el turrón es un ingrediente más del bizcocho, lo que significa, que el sabor es increíble, ya que comes un bizcocho, pero crees que estás comiendo turrón, lo dicho, una delicia.
 Necesitaremos:
  - 1/2 tableta de turrón desmenuzada.
  - 4 huevos.
  - 150 grs. de harina.
  - 110 grs. de azúcar.
  - 1 sobre de levadura.
  - 75 grs.de mantequilla en pomada (a temperatura ambiente).
  - Salsa de toffe para decorar (receta aquí).
  - Almendra crocante.


 Lo primero, como siempre os digo, es tamizar la harina junto con la levadura, esto hará que la masa quede mucho más esponjosa. Precalentamos el horno a 180ºC.
 Vamos a batir los huevos con el azúcar, hasta que blanqueen y doblen su volumen; siempre buscamos que el bizcocho nos quede super esponjoso, y estos pasos son imprescindibles para conseguir un bizcocho espectacular.



 Después de 8-10 minutos batiendo, veis que queda una mezcla super esponjosa que ha crecido mucho en tamaño. Ahora vamos a ir añadiendo la harina, que ya hemos tamizado, poco a poco a los huevos, yo la añado a cucharadas, y dejaremos que se incorpore la harina que hemos añadido hasta añadir la siguiente cucharada. Así nos aseguramos que no se baje la mezcla. Como antes os decía, queremos que el bizcocho nos salga super esponjoso.




 Una vez está toda la harina incorporada, añadimos la mantequilla, que ha de estar muy blandita, si no lo estuviera la podemos pone en el microondas unos segundos, pero con cuidado para que no se desligue el suero de la grasa.


 Dejamos que se incorpore y por último añadimos el turrón que ya tenemos desmenuzado y dejamos que se mezcle bien para obtener una mezcla homogénea.


 Podeis observar que queda una masa espesita y homogénea, con el turrón muy bien incorporado. Vamos a preparar el molde en el que hornearemos el bizcocho, untándolo con un poquito de mantequilla y salpicándolo con un poquito de harina. Retiramos el sobrante de harina, dándole la vuelta al molde, y ya está preparado para volcar la mas del bizcocho. No es un bizcocho que crezxa mucho, por eso lo hice en un molde bajito, queda más vistoso.


 Lo horneamos a 170ºC durante 20-25 minutos, a los 20 minutos lo pinchaos con un palito y si sale limpio apagamos el horno, si no lo dejamos unos minutos más, hasta que el palito salga  limpio.
 Una vez nos aseguremos que el bizcocho está listo, lo dejamos enfriar en el mismo horno apagado, pero con la puerta entreabierta para que pierda el calor, así no se bajará el bizcocho, con el cambio brusco de temperatura al sacarlo directamente del horno.


 Una vez esté el bizcocho frío lo desmoldamos y ya veis que pinta tan estupenda tiene. Super esponjoso y con un delicioco sabor a turrón.


 Ahora lo podéis decorarlo como os apetezca. Yo lo hice la salsa de toffe que me sobró de los macarons de chocolate  y lo cubrí con almendra crocante.