domingo, 11 de enero de 2015

Coliflor gratinada

 Pasadas ya las Navidades con sus grandes comilonas y excesos, volvemos a la cruda realidad y nos tenemos que quitar el exceso de peso. Pero no por eso tenemos que pasar hambre ni hacer comidas aburridas. Podemos transformar algo tan sencillo como una coliflor en un plato delicioso y llamativo, y a la vez que sea de dieta. Siempre me gusta cocer la coliflor con cebolla porque le da un sabor delicioso, pero a la vez porque es muy diurética, y nos ayudará a eliminar, precisamente, lo que no deseamos.
 Necesitaremos:
  - 1 coliflor.
  - 1 cebolla grande.
  - 2 patatas.
  - Bechamel (receta aquí).
  En la olla express vamos a poner la coliflor, lavada y cortada en trozos, añadimos las patatas cortadas en cachelos, la cebolla picada, un chorrito de aceite y una pizca de sal.




 Justo cuando empiece a hervir, que haya saltado la válvula de la olla, lo dejamos hervir durante 8 minutos, pasado el tiempo apagamos la olla y la dejamos enfriar. Mientras podemos ir preparando la bechamel.
 Una vez esté fría la olla, escurrimos muy bien la coliflor y la ponemos en una fuente. No tiréis el agua de la cocción, ya que nos puede servir para hacer una sopa, con  todo el sabor de la coliflor y la cebolla, de pescado o verdura, por ejemplo.



 Ponemos la coliflor escurrida en la fuente, la cubrimos con la bechamel, y a su vez, con queso rallado. Ponemos la fuente en el horno a 180ºC, hasta que el queso esté dorado.



 Y ya tenemos listo un delicioso plato de verdura muy apetecible, y con un sabor delicioso.
 Si queremos que sea lo más "light" posible, podemos prescindir de las patatas, aunque no es necesario, y la bechamel la hacemos con leche desnatada, margarina vegetal y la gratinamos sin queso rallado.
 Porque hacer dieta no tiene que ser aburrido.