jueves, 2 de abril de 2015

Leche condensada frita

 Os traigo una deliciosa receta de Semana Santa, perfecta para hacer en estos días de descanso y recogimiento, con un toque especial. Se trata de leche condensada frita, un paso más allá de la tradicional leche frita.
 Necesitaremos:
  - 1 lata de leche condensada (370 grs).
  - 30 grs de mantequilla.
  - 80 grs de maicena.
  - Piel de limón y rama de canela.
  - Opcional unas semillas de cardamomo.
  - 1/2 litro de agua o mitad y mitad de agua y leche, dependiendo de cuánto sabor queráis.
En un cazo al fuego poner la leche condensada, el agua (o mitad y mitad), la canela y limón y las semillas de cardamomo abiertas de un golpecito, y lo cocemos durante 10 minutos a fuego medio sin dejar de remover. Cuando haya pasado el tiempo lo tapamos y dejamos infusionar.
 Mientras tostamos la harina con la mantequilla en una cacerola, cuando esté tostada iremos añadiendo la leche, que habremos colado, como si de una bechamel se tratara, despacio y removiendo con varillas, y lo cocemos a fuego lento durante 12-15 minutos. Cuando esté en su punto lo pasamos a una fuente que habremos untado con aceite, y la dejamos enfriar. Cuando esté fría la cortamos en cuadraditos y los vamos pasando, en éste orden, por harina, huevo y pan rallado ( este último al gusto, se puede obviar) y lo freímos en abundante aceite. Lo sacamos de la sartén y escurrimos el exceso de aceite en papel absorbente, y los pasamos a un plato en el que habremos mezclado azúcar y canela molida, rebozándolos bien por ambas caras.
 Espero que os guste y la disfrutéis. Feliz Semana Santa.