jueves, 16 de octubre de 2014

Apple pie ó tarta de manzana


Buenos días a todos, como lo prometido es deuda, hoy desarrollamos la receta de un clásico, el "apple pie" ó la típica tarta de manzana americana. La misma que sale en las películas, que ponen a enfriar en la ventana, y siempre pasa alguien que se la come y sale corriendo, o al oso Yogi cogiéndola de las cestas de picnic de los despistados campistas. La verdad es que tiene un sabor delicioso, os parecerá una mezcla de especias un poco extraña, pero os aseguro que nada más lejos de la realidad, el resultado os sorprenderá.
 Ingredientes:
 - Dos planchas de hojaldre (en mi caso de ahorramas, porque son redondas).
  - 1´5 kg. de manzanas (4 manzanas grandes).
 - 15 ml. de zumo de limón (medio limón).
 - 60 grs. de azúcar moreno.
 - 60 grs. de azúcar blanco.
 - 1 cucharada y media de canela.
 - 1/4 de cucharadita de nuez moscada.
 - 1/4 de cucharadita de jenjibre en polvo.
 - 1/4 de cucharadita de sal.
 - 3 cucharadas de mantequilla ó margarina.
 - 1 cucharada de maizena.
 - 1 yema de huevo para pintar el hojaldre.
 - Opcional: azúcar y canela para espolvorear.
 En primer lugar pelamos las manzanas, y si no tenemos un descorazonador, las partimos en cuatro mitades y le quitamos las pepitas. Las cortamos en trozos pequeños más o menos del mismo tamaño, y las ponemos en un bol. Añadimos a las manzanas, los dos tipos de azúcar, la sal, el zumo de limón, la canela, la nuez moscada, el jenjibre, y lo dejamos macerar una hora, removiendo de vez en cuando, para que coja bien el sabor.  Antes de continuar con el siguente paso, sacamos el hojaldre de la nevera, para que pierda frío y sea más fácil de manejar, y no se rompa.




 Como podéis comprobar, soltarán bastante líquido, es el que usaremos en el siguiente paso. Cuando haya transcurrido la hora, vamos a colar el líquido de las manzanas a una cacerola. En frío lo ligaremos con la maicena, batiendo bién para que no queden grumos. Encendemos el fuego a media potencia, y añadimos la mantequilla. Dejamos que cueza 5 min. sin dejar de remover. Veréis que queda espeso, es el punto que necesitamos, para que se pegue bien a toda la manzana..
,
 Cuando haya ligado, lo volcaremos encima de las manzanas que siguen en el bol, y removemos para que todas las manzanas queden bien impregnadas. Lo dejamos reposar mientras vamos forrando el molde con el hojaldre. En este caso elegimos un molde redondo y bajo. No lo untamos de mantequilla, porque si no el hojaldre resbalaría al cocer, al enfriar el hojaldre queda duro, y se desmolda con mucha facilidad. La mejor forma de manejar el hojaldre es extendiéndolo en la mesa con el papel en el que viene enrrollado, metemos la mano por debajo del papel y la llevamos al medio del hojaldre para poder levantarlo de la mesa. Ponemos el centro del molde, bocabajo, justo encima de la palma de nuestra mano, para que coincida el centro del molde con el centro del hojaldre. En este momento es como darle la vuelta a una tortilla, con suavidad pero con decisión, le damos la vuelta, y nos quedará perfectamente centrado el hojaldre en el molde. Dejaremos que el hojaldre sobresalga por los lados, para luego cerrarla y darle esa forma tan característica. En mi caso he usado un molde de 28 cm. de diámetro y 3 cm. de alto, es el que más me gusta para esta tarta. Podéis usar el que tengáis en casa, siempre dejando que sobresalga por los lados, que el molde que tienes es rectangular ó es un pírex, por ejemplo, pues compramos el hojaldre rectangular y tan contentos. Una vez hayamos forrado el molde con el hojaldre, volcamos con cuidado las manzanas en él, y las extendemos de forma uniforme.











Ahora viene el momento de la verdad, tenemos que tapar la tarta con la otra plancha de hojaldre. Haremos como antes, lo extendemos en la mesa, pero ahora lo levantamos del papel volcándolo sobre nuestra mano, de manera que quede doblado tapándonos la mano, como los camareros llevan el trapo en el brazo cuando nos sirven en un restaurante. Con cuidado hacemos coincidir los bordes a un lado, y sólo tenemos que deslizar la mano hacia el borde opuesto para que el hojaldre vaya resbalando de nuestra mano sobre la tarta. Siento no tener fotos de estos pasos, pero estaba sólo y no tenía fotógrafo. Espero haberlo explicado con sencillez.

                       z005.jpg                                  z006.jpg
Una vez hayamos puesto la tapa de la tarta, doblamos los bordes de la tapa hacia dentro, tapando bien la manzana, y ahora doblamos el hojaldre de la base sobre el de la tapa. Con el dedo iremos presionando los bordes para darle su forma característica. El siguiente paso es pintar la superficie del hojaldre con yema batida, para que tome un bonito color. En éste punto podéis elegir espolvorear la superficie con azúcar y canela, a mí personalmente me gusta sólo pintada, pero sobre gustos no hay nada escrito.
  Pinchamos, por último la superficie, para que se cueza bien el interior y deje salir el vapor. Horneamos a 180º, durante 45 min. Si véis que se tuesta demasiado el hojaldre, lo podéis tapar con papel de aluminio.
011.jpg                                                                                                     

 Truco: no tiréis el papel en el que viene envuelto la plancha de hojaldre, os sirve para hornear cualquier alimento, que no se peguen a la bandeja ni la manchen.
 Y aquí tenéis el resultado. Espero que os guste, disfrutarla. Y ya sabéis, si le dáis a me gusta me hacéis muy feliz, y si compartís, ya ni te cuento.
 Pero sobre todo ser felices, y si mis recetas os ayudan a serlo un poquito más, seré la persona más afortunada.