sábado, 18 de octubre de 2014

Cabello de Angel

 Siguiendo con las recetas de la calabaza, vamos a realizar el dulce por excelencia con base de calabaza, el cabello de ángel.
 Es una receta muy fácil de hacer, pero lleva su tiempo y paciencia. No pongo cantidad, porque todo depende del peso de la calabaza una vez cocida.
 Os explico los pasos y lo iréis entendiendo perfectamente.
 Lo primero que haremos será pelar la calabaza, le quitamos la piel con mucho cuidado porque es muy dura, si tuviera pepitas se las quitamos, y la cortamos en trozos más o menos del mismo tamaño, para que la cocción sea uniforme. La cubrimos de agua y  la ponemos al fuego fuerte, cuando empiece a hervir, la cocemos a fuego lento entre 50 y 60 minutos, dependiendo de la dureza de la calabaza. Nos interesa que se cueza sin deshacerse. En mi vitro la he puesto al 3 de 9 de potencia.


Una vez transcurrido el tiempo, la escurrimos el agua para el siguiente paso. Cuando haya escurrido hay que apretar cada trozo con la mano para terminar de quitar el agua y separar los filamentos. Para facilitar las cosas aquí va mi truco.




 La ponemos a escurrir en el pasapurés encima de una cacerola, para guardar el agua para otra ocasión,por ejemplo para hacer una crema de calabaza ó si quedara el cabello un poco espeso, poder rebajarlo, y que se vaya templando. Cuando haya escurrido bien el agua la aplastamos con cuidado con la cuchara de madera. Cuando veamos que está lista, tenemos que pesarla, pues tenemos que añadir la misma cantidad de azúcar que de calabaza cocida y escurrida.


 En una nueva cacerola pondremos la calabaza con idéntico peso en azúcar, y lo dejaremos que cueza a fuego suave, 2-3 en mi vitro, durante una hora, removiendo bastantes veces, para que no se pegue y termine de evaporarse la humedad que quede, que, en definitiva, es lo que buscamos con éste proceso. En éste momento podéis añadir un palo de canela y  corteza de limón, para perfumarlo. Yo no lo hice por el uso que le voy a dar.


Veréis que sigue soltando agua durante la cocción con el azúcar, por eso hay que remover, y ser constantes.


Si veis que se quedan trozos grandes, los aplastáis con un tenedor. Cuando haya pasado la hora de cocción, no tienen que haber nada de humedad, así sabremos que está listo.


Los últimos 10 min. son los que hay que prestar más atención y remover bastante para terminar de "secar" la pasta. La volcamos en un plato y ya tenemos preparado un delicioso cabello de ángel.
 En la foto del resultado hay más ingredientes, que serán para hacer una sorpresa, con el cabello de ángel como ingrediente.


 Como veis, en realidad la preparación es muy sencilla, es más el tiempo que lleva prepararlo, que la realización en sí. Disfrutarlo.

 Procurad ser felices y disfrutar del tiempo que paséis en la cocina, como yo lo hago.