sábado, 18 de octubre de 2014

Crema de calabaza

 Ya se acerca Halloween, y por eso todo el mundo sabe que estamos en época de calabazas de invierno. A parte de usarla como linternas, las calabazas tienen una cantidad ingente de beneficios, que ignoramos.
 La calabaza tiene un elevadísimo contenido en agua, alrededor del 92%, por lo que es una hortaliza muy baja en calorías, aporta alrededor del 25-30 kcal. Su aporte en proteínas también es reducido, alrededor de 1 gramo, es más rico en carbohidratos, y cuanto más dulce sea la calabaza más poseerá. Por ejemplo, la butternut es una de las variedades de calabaza con la pulpa más fina y dulce, puede contener entre 4 y 8 gramos de hidratos de carbono por cada 100 gramos, no es mucho. Además, es un alimento rico en fibra. Hasta aquí ya podemos resumir que es un alimento adecuado para las dietas de control de peso.
Pero hay mucho más, la calabaza contiene nutrientes muy beneficiosos para la salud de todos, se considera un excelente alimento por sus propiedades antioxidantes, compuestos que retrasan la oxidación de las células que provoca la acción de los radicales libres. Es rica en betacarotenos o provitamina A (los que proporcionan la coloración anaranjada), un tipo de flavonoide que se considera anticancerígeno.
La calabaza también es rica en vitamina C, aunque queda muy lejos de las naranjas, y contiene vitaminas del grupo B, E y ácido fólico. En cuanto a minerales, destaca el calcio, el magnesio, el manganeso y el potasio. Por su composición nutricional, la calabaza recibe el trato de alimento adecuado para todo tipo de dietas, mejora la salud del corazón y de la vista, previene el cáncer, es antiinflamatoria, diurética, previene el estreñimiento, y favorece la dieta de las personas diabéticas puesto que sus carbohidratos son de absorción lenta.
 Contribuye a la prevención de la oxidación del colesterol y su posterior emplazamiento en las paredes de las arterias, mejorando la circulación y ayudando a prevenir ciertas enfermedades del corazón, como el infarto de miocardio o la angina de pecho.
 Es una crema ideal para que coman los niños, por las propiedades de las que hemos hablado, pero al tener un sabor dulce y llevar leche, es muy llamativa para ellos, y podemos añadir las verduras sin que cambien el sabor dulce de la calabaza


 Necesitaremos:
 - 1 kg. de calabaza.
 - Dos patatas.

 - 8 quesitos.
 - 1 cebolla.
 - 3 zanahorias
 - 1 puerro.
 - Leche y agua para la cocción.
 - Tres granos de pimienta rosa, si no tenéis un poco de pimienta blanca y nuez moscada.
 La pimienta rosa en realidad no es pimienta, es una baya de color rosa con la forma del grano de pimienta, tiene un agradable sabor a cítricos, ligeramente picante, de ahí la equivocación, ideal para cremas e incluso se usa en repostería.
 Pelamos la calabaza, la cortamos en dados, cuanto más pequeños, menos nos costará pasarlo por la batidora, y reservamos. Hacemos lo mismo con la patata, las zanahorias y el puerro.
 Pochamos la cebolla en una cacerola baja y ancha, añadimos la zanahoria y rehogamos unos minutos, ya que es la más dura. Después el puerro y por último las patatas y la calabaza. Lo dejaremos rehogando 10 minutos, a fuego medio, removiendo.
 Lo cubrimos con la misma cantidad de agua y leche, y lo dejamos cocer a fuego medio, removiendo de vez en cuando, un mínimo de 20min. Probamos, y rectificamos de sal, y pasamos por la batidora. Si es necesario lo podemos pasar por el pasapures. A continuación añadimos los quesitos para que espese la crema. Y ya tenemos lista una deliciosa crema de calabaza, ideal para alimentar a los más pequeños.
 Y si los mayores quieren hacer dieta, sólo tienen que retirar la leche y los quesitos, y aparte de ser una crema consistente, que nos saciará el hambre, lo podrán comer los alérgicos a los lácteos.
Siento no poder poner una foto del plato terminado, pero no me dio tiempo, se la comieron enseguida.

Así que disfrutar de esta magnífica crema de calabaza.
 Procurad ser felices y disfrutar de la cocina, como yo lo hago.