jueves, 16 de octubre de 2014

Carpaccio de ternera

El carpaccio es una preparación en finas láminas de una carne o pescado, crudo. Dentro de las carnes la más usada es la de ternera. Aceite de oliva y algunas gotas de limón, todo ello decorado con virutas de queso Grana Padano. Es posible encontrar carpaccio de bovino, avestruz, potro o nutria..
Todo aquel que tome este plato (de ternera) debe asumir un riesgo de contagio por Teniasis, aunque a niveles sanitarios no conlleva problema alguno, ya que es asintomático. Se recomienda especial precaución a las mujeres embarazadas. Se debe considerar la posibilidad de contagio por toxoplasmosis a través del consumo de carne cruda.
 Una variedad es el steak tartar, que es un plato elaborado con carne de vacuno picada cruda. Se suele servir con cebolla picada muy finamente, alcaparras y diversos ingredientes (desde muy antiguo incorpora pimienta negra recién molida y salsa worcestershire), algunas veces se pone una yema de huevo. Si bien el origen exacto del plato se ignora, se suele afirmar que data de mediados del siglo XX,  y que procede de la invención de Giuseppe Cipriani en el Harry´s bar de Venecia, donde habría sido preparado a pedido de una cliente y amiga, la condesa Amalia Nani Mocenigo, a quien su médico le había prescrito comer carne cruda. Por su similitud cromática con las obras del pintor Vittore Carpaccio, cuyas obras se caracterizaban por la profusión de rojo y amarillo, habría sido bautizado de ese modo.
 Aunque sea una delicattesen, la introduzco en la categoría de platos rápidos, porque se elabora en un santiamén. Si antes os conté que hice la crema de tomate, de segundo me preparé el carpaccio mientras se cocinaba la crema. Así que ya véis, en 10 min. un menú completísimo, y muy nutritivo.



 Necesitaremos:
  - 6 filetitos, tan finos como el papel, de ternera ó buey.
  - Queso Grana Padano (cantidad al gusto), cortado en daditos pequeñitos.
  - Media cucharadita de zumo de limón.
  - Sal y pimienta negra.
  - Aceite.
  Yo usé un aceite en el que tengo macerando unos granos de pimienta rosa, que le da un toque especial.
  Disponemos en un plato los filetes, separados entre sí, los salpicamos con el zumo de limón, y dejamos que maceren unos 5 min. El zumo al ser ácido, "cocina la carne" quitándole ese punto de crudeza. Salpimentamos al gusto, esparcimos el queso por encima, y por último, rociamos todo con aceite.
 Y tendremos un plato, que es una auténtica delicia. Si nunca lo habéis probado, no os lo podéis perder. No tengáis miedo por ser carne cruda, de verdad, probadlo y luego me lo contáis.


 Por favor, intentad ser felices y disfrutar del tiempo que paséis en la cocina, como lo hago yo.
  Hasta mañana a tod@s.