sábado, 8 de noviembre de 2014

Champiñones rellenos

 Después del risotto, seguimos con otra de champiñones, hay que aprovechar que estamos en la mejor época para degustarlos. Son deliciosos, jugosos, dan mucho juego en la cocina, y lo mejor de todo, no aportan calorías.
 Es una receta sencilla y además no necesita de mucho tiempo para su elaboración.
 Lo primero que haremos será lavar muy bien los champiñones y quitarles los rabitos, que reservaremos.  Colocamos los champiñones en la bandeja del horno, en la que previamente hemos puesto, como siempre, papel de hornear.




 Ahora lavaremos y limpiaremos bien los rabitos de los champiñones, les quitamos la parte fea y los cortamos en trocitos pequeños, recordad que son para rellenar los champiñones. Después cortaremos bacon también en trozos pequeños (del mismo tamaño que los rabitos del champiñón), o podéis cortar jamón serrano, a vuestro gusto. A mi me gustan más con bacon.
 Una vez tengamos el bacon cortado, lo añadimos a la sartén con la cebolla, y dejamos que se haga unos minutos, después añadimos los rabitos cortados y salteamos un par de minutos más. Salpimentamos al gusto y cubrimos con bechamel ( es un post que tengo previsto), bien la hacemos o de brik.



 Mezclamos bien todos los ingredientes y rellenamos con la mezcla los champiñones que tenemos en la bandeja del horno.




    Cubrimos de queso rallado y horneamos a 175ºC durante 12-15 min. O hasta que veamos que los champiñones están a nuestro gusto.


 Esta vez los cocinó mi mujer, Mónica, que también tiene su arte en la cocina. Yo creo que al final todo se pega.
 Y ya solo queda servirlos con la salsa que han generado durante el horneado, y disfrutar de su intenso sabor.