viernes, 21 de noviembre de 2014

Lubinas al horno

 ¿ Que os parece si este fin de semana preparamos  un delicioso pescadito al horno?. Es una receta sencilla pero muy agradecida, permite saborear este delicioso pescado, sin restarle sabor ni protagonismo. Además se prepara en un santiamén, y la carne del pescado queda muy jugosa, en ese punto entre poco hecho y en su punto, rosadito por dentro; parece casi que se mueve en el plato. Y como va acompañado de patatas y cebolla, queda bastante completo a la vista.
 En ese caso hice tres lubinas, que el amable pescadero ya había limpiado previamente, asi que solo darles un agua para limpiarlas y quitar los posibles restos y escamas, y listas.
 Lo primero que haremos será preparar una cama de patatas panaderas, cubiertas de rodajas de cebolla, las pulverizamos con aceite y las hornearemos por separado unos minutos, ya que el pescado necesita menos tiempo, y las patatas se quedarían crudas, al igual que la cebolla. Yo tengo siempre preparado un pulverizador con aceite y unos granos de pimienta rosa con unas hojas de laurel, así el aceite tienen un sabor diferente y más sabroso que confiere un toque diferente a los alimentos.



 Hornearemos las patatas y la cebolla unos 10 min. a 180ºC.






 Mientras vamos a ir preparando las lubinas, les haremos tres cortes en el lomo a lo ancho del pescado; cortaremos un limón a la mitad y haremos medias rodajas que introduciremos en los cortes que hemos hecho en el lomo del pescado, así queda muy bonito a la presentación y la carne tendrá un saborcito muy agradable.



 Ahora, antes de hornear,  vamos a confitar unos ajos con aceite que usaremos para hornear el pescado. Pelamos y cortamos muy fino tres dientes de ajo de los grandes y los ponemos, con dos hojas de laurel, con aceite en una sartén a fuego bajo. Lo que hará es ir confitandose, el aceite tendrá todo el sabor del ajo, antes de que empiece a cocinarse, porque lo que queremos es que el ajo se cocine con el pescado. Lo dejaremos así por lo menos 8-10 min. Lo podemos hacer mientras se cocinan las patatas. Lo tuve al 3 de potencia de 9.






 Podeis observar como el aceite va cambiando de color y el ajo apenas se ha cocinado. Ya podemos rociar el pescado con el aceite y el ajo para hornearlo. Le añadimos un poquito de sal y lo pondremos en el horno a 175ºC . A los 8 minutos de horneado, le añadiremos un chorrito de vino blanco y dejaremos que siga horneando otros 8 minutos, para que reduzca el vino.
 Con ese tiempo de horneado la carne quedará rosadita, conservando todo su sabor, y la patata y la cebolla asimilarán todo el sabor del aceite y el pescado, quedando en su punto.




 Ya solo nos queda emplatar el pescado, presentándolo en una cama de patatas y cebolla, igual que lo hemos cocinado, regándolo con el jugo resultante de la cocción. Y para mejorarlo aun más, lo podemos servir acompañado de una deliciosa ensalada de tomate y lechuga, aliñada con una sabrosa vinagreta de mostaza dulce.


 Ya veis, un plato sencillo, delicioso, nutritivo y muy rápido de hacer. No tenéis excusa para no cocinar pescado este fin de semana.
 Que os aproveche.