jueves, 20 de noviembre de 2014

Pizza enrrollada

 Os quiero enseñar una forma divertida y diferente de hacer y comer pizza; la he llamado pizza enrrollada por ponerle un nombre, igual podía ser bocadillo de pizza, rollo de pizza, e incluso , si la cortamos muy fina, palmeritas de pizza, por la forma tan caraterística que tiene.
 La otra noche iba a hacer pizza para cenar, pero sabéis que siempre me gusta ir un poco más allá y hacer algo diferente, algo que le guste más todavía a los niños y les apetezca más. Así que mirando la masa de la pizza y viendo lo que tenía en la nevera, cerré los ojos y dejé volar la imaginación. Y el resultado les encantó a todos en casa, fué todo un éxito.
No voy a poner lista de ingredientes, porque cada uno la hará a su gusto, simplemente voy a desarrollar cómo la hice yo, y cada uno la use como punto de partida.



 Empezamos estirando la masa de la pizza en el papel en que viene envuelta.


A continuación la untaremos de tomate con cebolla y pondremos bacon cortado en taquitos, si queremos podemos añadir cebolla cortada en juliana (tiras finitas), yo no la puse porque era para cenar y para los niños, y además la llevaba el tomate.


Ahora cubriremos la superficie con queso en lonchas que más nos guste.


 Para que cada trozo que luego cortemos salga igual al resto, a continuación puse dos lonchas de chorizo y dos de salchichón por loncha de queso. Y como os digo, nos aseguramos que todos los trozos salen igual.



Después cubrimos toda la superficie con queso rallado, y pondremos una loncha de jamón cocido por cada loncha de queso.



 Y nuevamente cubriremos la superficie de queso rallado, en mi caso puse emmental.


 Y ahora es cuando viene lo que hace diferente la presentación de ésta pizza. La iremos enrrollando de los lados hacia el centro, como cuando hicimos las palmeritas. Iremos enrrollando lentamente, ayudándonos del papel.


 Primero haremos un lado y después giramos la masa para enrrolla el otro lado, cerrando ambos lados hacia adentro.



 Y a hornear esta deliciosa pizza. La pondremos 15 min. a 180ºC, hasta que veamos que la parte exterior de la masa está dorada. Si véis que le hace falta un poco más de horno, no os importe dejarla unos minutos más, ya que el relleno es un poco grueso.



 Y ya véis que aspecto tan apetitoso, es mejor dejarla que se temple unos minutos antes de cortarla. Lo que os puedo asegurar es que está deliciosa y que a los niños les encantó esta forma de hacer la pizza, y a los mayores más, para qué nos vamos a engañar.
 Si cortáis un poco finas las porciones, parecen palmeritas de pizza, como antes os comentaba. Es un gustazo ver el corte goteando el queso y el chorizo todavía calientes, y el olor que inunda la cocina hace que se te haga la boca agua.



 Así que ponerle ganas e imaginación y hacer una pizza que haga historia. Disfrutarla.