domingo, 9 de noviembre de 2014

Petit Suisse de fresa

 Sigo con la línea de cocinar pensando en los niños, en hacer cosas que les agraden, les gusten y que además les alimente. Con esas ideas he decidido hacer un postre que todos conocemos y seguro hemos comido en muchas ocasiones, petit suisse de fresa.
 Todavía tengo Nesquik de fresa de cuando hice los muffins de pantera rosa, y mirando en la nevera también tengo varias tarrinas de queso de untar que tenía para hacer una cremas para tartas, pero que al final no hice. Así que se me ocurrió la idea de combinarlos, y mientras recogíamos la mesa después de comer, en 5 minutos he preparado los petit suisses.
 Como veis los ingredientes son sencillos, además se preparan en unos minutos, así que ya no tenéis excusa para no hacerlos en casa.

 Necesitaremos:
 - 200 ml. de nata para montar (un brik pequeño).
 - 1 tarrina de queso de untar, 250 grs.
 - 6 cucharadas de Nesquik de fresa.
 - 5 cucharadas de azúcar.






 Pondremos 200 ml. de nata para montar en un cazo al fuego, cuando comience a hervir, retiramos del fuego, e inmediatamente añadimos 6 cucharadas de Nesquik de fresa y removemos muy bien, hasta su completa disolución.




 Esperaremos unos minutos para que pierda un poco de temperatura y añadimos el queso. Ahora batiremos hasta que se disuelva el queso y no quede ningún grumo; para que sea más fácil podéis pasar la batidora, y además, quedará más fina la crema.


 Una vez bien disuelto el queso, solo nos queda poner el petit suisse en los vasitos que hayamos elegido y llevarlos a la nevera, para que cuajen con el frío.



 Con las cantidades que hemos utilizado, salen 4 vasos hasta arriba; como en casa somos 4, lo he dejado así para la cena; vosotros podéis llenarlos hasta la mitad para que salgan más y tenerlos para la merienda, por ejemplo, porque llenan un montón.  Los podéis hacer de otros sabores, de chocolate con Nesquik de chocolate o Cola-Cao , de frutas añadiendo puré de frutas con la nata y el queso, en fin que vuestra imaginación haga el resto.
 Y a disfrutar de unos deliciosos postrecitos de fresa, con los que todos hemos crecido, y ahora tenemos la oportunidad de hacer en casa. Sencillos, fáciles, deliciosos, rápidos; disfrutad de ellos, y así sabréis que vuestros hijos están comiendo alimentos naturales.