viernes, 26 de diciembre de 2014

Pollo asado express

 Vamos a hacer una receta super fácil y super rápida. Es un pollo asado en la olla express que se hace en un periquete, y como además lo acompañamos de patatas, tenemos un plato muy completo y muy rápido para esos días en los que no podemos perder tiempo en cocinar, pero no por eso tenemos que comer peor. Como todos sabéis hice el apartado de comida rápida precisamente para ayudaros a comer bien.
 Necesitaremos:
 - 1 pollo.
 - Patatas al gusto.
 - 1 cebolla.
 - 1 tomate.
 - 1 limón.
 - Vino blanco y agua.


 Después de lavar muy bien el pollo y secarlo, lo salpimentamos. En la olla express ponemos un chorro de aceite,el suficiente para que el pollo no se pegue al fondo, y lo doramos  por ambos lados y lo reservamos.



 Picamos la cebolla en brunoise (muy pequeñita), y la vamos pochando en el aceite, a fuego medio, para que suelte su jugo, durante unos 5 minutos.




 Mientras se pocha la cebolla, lavamos y picamos el tomate y lo añadimos a la cebolla para que se rehoguen juntos un par de minutos.


 Mientras pelamos las patatas, las lavamos y las cortamos en cachelos del mismo tamaño más o menos. Cortar en cachelos es romper la patata antes de terminar el corte, girando el cuchillo hacia arriba, así la patata queda blandita al cocerse sin deshacerse.
 Las ponemos en la cacerola para que se doren junto al sofrito, las removemos para que no se peguen al fondo y no se queme el tomate.




 Mientras preparamos el pollo introduciéndole medio limón cortado por la mitad, en la cavidad inferior ( una forma fina de decir lo que os imagináis).


Pasados unos minutos, que se hayan dorado un poco las patatas, añadimos un vaso de agua y otro de vino blanco a la cacerola, ponemos el pollo encima de las patatas, rectificamos de sal y cerramos la olla express.





 Cuando se abra la válvula de la olla, lo dejamos cocer durante 8 minutos, al término de los cuales apagamos la olla. Lo dejamos reposar, y cuando abramos la olla, tendremos un exquisito pollo que habremos cocinado en un periquete.




 La carne del pollo queda super jugosa, prácticamente se despega del hueso sola, y como podéis ver, las patatas no se deshacen.
 Trinchar el pollo y en un bol servir las patatas con el caldo para que cada comensal se sirva a su gusto.
 Una receta sencilla, rápida de hacer y con un coste mínimo, para hacer cuando se tiene mucha prisa, o porque no, cuando no se tienen ganas de cocinar.