lunes, 2 de febrero de 2015

Sobao pasiego

 El sobao o sobao pasiego es un producto de repostería típico de la comarca cántabra de los Valles Pasiegos. Se ignora el origen histórico de este bizcocho, aunque con toda probabilidad fue producto del uso espontáneo de las materias primas comunes en el entorno rural cántabro: mantequilla y harina. La adición de azúcar no parece probable que fuese anterior al siglo XIX, dado el carácter escaso y lujoso de es substancia en fechas anteriores. Quizá se usaba miel como edulcorante, o sencillamente no se endulzaba la masa. En la receta primitiva que refiere el cantabrista Adriano García-Lomas, el sobao se elaboraba con masa de pan, azúcar blanco y mantequilla a lo que se podía añadir huevos, cáscara rallada de limón, y anís o ron.
 En el sobao moderno, en vez de masa de pan se usa la harina de trigo sin adición de agua. El origen de esta variante, para el hijo de Eusebia Hernández Martín (cocinera del doctor Madrazo) debe ser atribuido a su propia madre en el año 1896, según refiere en una carta que publica García-Lomas.
 En cualquier caso hoy vamos a hacer los sobaos a mi manera, y en vez de usar los típicos moldes de papel de horneado, lo haré en moldes de silicona. Y aunque la receta original lleva anís, yo no lo pongo porque no me gusta.
 Necesitaremos:
 - 250 grs. de harina.
 - 250 grs. de azúcar.
 - 250 grs. de mantequilla temperada (a temperatura ambiente).
 - 3 huevos.
 - 1 sobre de levadura.
 - Ralladura de limón o naranja.
 - Una pizca de sal.



 Lo primero, como siempre, es tamizar la harina con la levadura. Precalentamos el horno a 180ºC.
 Vamos a batir los huevos con el azúcar hasta que blanquee y doble o triplique su tamaño, así nos aseguramos que queden super esponjosos. Unos 8 minutos.






 Cuando la masa esté en su punto vamos a añadir la mantequilla, que tendremos a punto de pomada. Es super importante que esté en ese punto para sacarle el mayor sabor posible.



 Lo batimos un poco para que se integre y a continuación iremos añadiendo la harina poco a poco. Lo haremos con una cuchara, hasta que no se integre una  no añadimos la siguiente. Así nos aseguramos que la masa siga muy esponjosa y no se caiga, y nos quedarán los sobaos deliciosos.





 Al final queda una masa super esponjosa haciéndola con mimo. Llega el momento del horneado, ahora tendríamos que ponerlos en los moldes de papel, pero como los hago a mi manera, los puse en los moldes de silicona que más me gustaron, llenos hasta la mitad, ya que sube la masa en el horneado. Se hornean durante 15 minutos a 180ºC. Como ya tenemos el horno caliente, la cocción se inicia de inmediato y no se baja la masa, quedando muy esponjosos.



 Una vez estuvieron fríos, derretí chocolate al baño maría y sumergí la superficie de cada uno para que se empaparan en chocolate. La combinación perfecta.


 Y ya tenéis unos deliciosos sobaos con chocolate para el desayuno.