domingo, 17 de mayo de 2015

Tarta Saint Honoré

 Cada 16 de mayo se celebra la festividad de los panaderos y pasteleros en honor de San Honorato o Saint Honoré. Una fiesta que se lleva conmemorando desde el año 1400, en el que los profesionales parisinos decidieron dedicar ese día al santo de Amiens.
 La tarta Saint-Honoré es un pastel que recibe el nombre en honor del santo patrón de los pasteleros y panaderos: el santo Honoratus de Amiens (Saint-Honoré) obispo de la diócesis de Amiens. Otras afirmaciones mencionan que recibe el nombre de la calle en la que se localizaba la pastelería donde empezó a dispensarse, alrededor de 1946, por un pastelero llamado Chiboust, que tenía una pastelería en la Rue Saint Honoré de París. Con este pastel quiso rendir homenaje tanto al santo y  panaderos y pasteleros parisinos, como a la calle donde se ubicaba su pastelería. Y se rindió homenaje a si mismo dando su propio nombre al relleno del  pastel, la crema Chiboust.
 Se elabora con profiteroles elaborados con pasta choux montados en una base, se rellena de crema Chiboust (hecha con crema pastelera y merengue italiano, aligerada con clara de huevo batida) y nata montada. 
 En nuestro caso haremos la tarta con una base de masa quebrada, la crema Chiboust la prepararemos mezclando crema pastelera y nata montada y rellenaremos los profiteroles para darle aun más sabor, y los pegaremos con caramelo para el montaje final de la tarta.
 Pero lo importante es la tarta y lo deliciosa que está, asi que vamos a por la receta.
 Necesitaremos:
 Para la pasta choux:
  - 125 ml de agua.                                    - 250 ml de leche.
  - 35 grs de mantequilla.                           - 50 grs de mantequilla y 50 grs de manteca.
  - 75 grs de harina de fuerza.                   - 150 grs de harina.
  - 2 huevos.                                               - 4 huevos. 
  - Una pizca de sal.                                   - Una pizca de sal.


 

 Como veis he puesto dos recetas para la pasta choux, la tradicional (izquierda) y la que yo hago (derecha) que queda mucho más sabrosa. Se hacen de la misma manera y se hornean igual, la diferencia se nota al comerlos, tienen mucho más sabor.
 Ponemos en un cazo al fuego la leche, la mantequilla, la manteca y la sal. Cuando comience a hervir añadimos la harina, bajamos el fuego, y sin dejar de remover, añadimos un huevo, hasta que no se haya integrado del todo no añadimos el siguiente; y así con el resto de los huevos. Cuando terminemos, retiramos del fuego y dejamos reposar. Tiene que quedar una masa homogénea y que se despegue de las paredes.





 Ahora pondremos la pasta en la manga pastelera y haremos montoncitos en la bandeja del horno, que habremos cubierto con papel de hornear, y los hornearemos a 170ºC durante 15-20 minutos o hasta que veamos que están doraditos. Los retiramos del horno y dejamos enfriar.



 Masa quebrada:
 Mientras se enfrían podemos ir preparando la base, que será de masa quebrada. Podéis comprarla hecha, o hacerla vosotr@s mism@s, en cuyo caso aquí tenéis la receta. La vamos a hornear por separado, siguiendo la indicaciones de la receta o del envase, y la reservaremos una vez esté horneada. En mi caso la hice en un molde con forma de corazón.








  •  Para la crema pastelera:
     Aquí podéis ver la receta completa, con vídeo incluido. Os recomiendo que hagáis el doble de cantidad, mitad para la crema chiboust y la otra mitad para rellenar los profiteroles. A mi me gusta preparar la tarta con los profiteroles rellenos, también los podéis rellenar con nata montada o con la propia crema Chiboust.
     Para la crema Chiboust: 
     Primero decir que la crema Chiboust  es una mezcla de crema pastelera y merengue italiano, aligerada con clara de huevo batida. Además suele saborizarse con vainilla, esencia de naranja o licores diversos.
     Nosotros la vamos a hacer más sencilla y ,a la vez, más sabrosa mezclando la crema pastelera con nata montada. A mi ,personalmente, me gusta más así.
     Mezclaremos 200 ml de nata montada por cada 1/2 litro de crema pastelera. 




  •  Una vez tengamos lista la crema Chiboust, vamos a rellenar los profiteroles, en el caso que hayamos decidido hacerla así (merece la pena), con la ayuda de la manga pastelera con boquilla de relleno.  Os recuerdo que podéis rellenarlos de crema pastelera, de nata montada o de crema Chiboust. En el caso que decidamos rellenarlos con crema pastelera o crema Chiboust, necesitaremos preparar el doble de crema pastelera de la que viene en la receta.


     Caramelo:
      Pondremos 200 grs de azúcar en un cazo con un chorrito de agua y unas gotas de zumo de limón. El zumo se pone para que no se queme el caramelo y no amargue. Lo ponemos a fuego medio y esperaremos a que tome color el caramelo, no dejarlo más tiempo, nos interesa un caramelo líquido. Una vez tengamos el caramelo hecho, lo dejaremos en el fuego al mínimo, para que podamos seguir usándolo sin que se ponga duro.




     Y ahora pasamos a montar la tarta. Dispondremos la base de masa quebrada en una fuente o bandeja. Iremos untando los profiteroles, con generosidad, en el caramelo para ir pegándolos en el contorno de la base, uno al lado del otro, asegurándonos que no quedan huecos entre unos y otros para que no se salga la crema del relleno de la tarta. Paso que repetiremos para hacer varios pisos, en mi caso hice 3 pisos. Cuando estén listos los profiteroles, rellenamos el centro de la base con la crema Chiboust.



     Para finalizar vamos a decorar con el caramelo, aún caliente, sobre la crema. Y después mojaremos la punta de un tenedor y lo dejaremos caer al hilo sobre la tarta para hacer una tela de caramelo sobre los profiteroles.




    Así que ya sabéis, da igual como decidáis hacerla, el caso es que quedará deliciosa y seguro que la disfrutaréis. Animaros, y si no, también podéis hacer los profiteroles, rellenarlos de lo que más os guste e invitar a tomar un café a vuestra persona amada o a vuestros mejores amigos.