jueves, 16 de octubre de 2014

Helado de piruleta


Supongo que al ver el título os habréis quedado un poco sorprendidos. Lo buenos de la imaginación es, que con un poco de idea, puedes superar muchos límites; investigando, probando, cometiendo errores, pero sobre todo divirtiéndote. Cuando les dije a mis hijos que tenía en mente hacer helado de piruleta, les hizo mucha ilusión, pero como ya están acostumbrados a las cosas que hago, se limitaron a observar. Hace una semana ya les había hecho helado de Pantera Rosa, y después del exquisito resultado (en breve compartiré la receta con vosotros), sabían de antemano que les íba a gustar.
 Todo empezó ésta semana realizando compras en Carrefour, pasando por el pasillo de bebidas alcohólicas descubrí un licor que ni sabía que existía: Licor de Piruleta; luego lo he visto en Makro. Así que se me disparó la imaginación y lo primero que me vino a la cabeza fué el  helado, después más ideas, pero eso vendrá más adelante. Así que fué llegar a casa y liarme la manta a la cabeza, documentación, pruebas y aquí os presento el resultado. Lo bueno de éste helado es que no lleva huevo, buena noticia para los alérgicos.

Es muy fácil de hacer, necesitaremos: -10 Piruletas.
 - 200 ml. de agua.
 - 250 ml. de licor de piruleta.
 - 8 cucharadas de azúcar.
 - 500 ml. de nata para montar (35% materia grasa) muy fría.
  Si queréis, la primera vez y a modo de prueba, podéis hacer la mitad de las cantidades, y ver cómo y cuánto sale.



  Lo primero que pensaréis es que los niños no podrán comerlo porque lleva licor, no os preocupéis. Lo primero que  haremos es poner un cazo en el fuego, en el que pondremos el agua con el licor y el azúcar, removemos bien para que se mezclen los ingredientes. Cuando empiece a hervir, añadimos 9 piruletas a las que habremos quitado el palo (la otra la reservamos para decorar), yo usé la mano del almiré, y sin abrirlas, las golpeé para soltar el palo. Lo tendremos a fuego medio 10 min. hasta que se derritan las piruletas y el alcohol se evapore, y así los niños podrán comerlo sin problemas. Una vez que haya reducido el alcohol, lo retiramos del fuego y dejamos templar. A continuación lo dejamos enfriar en la nevera, un mínimo de 3 horas.

El siguiente paso será montar la nata, para hacerlo debe estar bién fría, sino no montará. Por eso es mejor dejarla toda la noche en la nevera. Si se nos hubiera olvidado, la podemos meter en el congelador un par de horas. Cuando esté montada, la mezclaremos con el sirope con movimientos suaves y envolventes para que no se caiga la nata.

                                                                                                                                                                                                                                         
                                                                                                                                                                                        
                                           


z033.jpg
     Cuando tengamos la mezcla preparada la pondremos en la heladera 30-40 min. Si no disponemos de heladera, lo pondremos en el congelador en un envase y lo iremos moviendo cada 30 min. durante 4 horas. Antes de presentar el helado, machamos la última piruleta con la mano del almiré y decoraremos la superficie.


 Deseo de todo corazón que os guste y que lo disfrutéis, tanto como lo he hecho yo haciéndolo para vosotros. Solo queda desearos que intentéis ser felices y disfrutéis del tiempo que paséis en la cocina.